Licencia de Creative Commons
blog profesor 3.0 by Alfredo Prieto Martín is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

Sígueme en twitter

martes, 11 de octubre de 2016

Flipped classroom y flipped learning: efectos sobre los hábitos y los roles de profesores y alumnos

Ha sido un principio de cuatrimestre muy duro y tengo el blog muy desatendido. Vamos a aprovechar este puente que los Complutenses tenemos para celebrar el bautizo  de nuestro paisano Miguel de Cervantes y publicar una nueva entrada sobre flipped classroom y flipped learning.

El flipped classroom o aula inversa consiste en invertir el orden tradicional que es el siguiente. Primero explicaciones en el tiempo de clase, luego deberes para casa en el tiempo no lectivo donde muchos alumnos fracasan por que no tienen quien les controle y ayude o porque aunque sus padres lo intenten no son profesores de todas las materias y niveles. En el flipped classroom o aula inversa lo primero son los deberes, pero estos son mucho más sencillos consisten en hacer fuera de clase lo que tradicionalmente se hacía en clase recibir las explicaciones del profesor por medio de vídeos documentos y presentaciones on line y asimilar las ideas esenciales. En clase el profesor pide a los alumnos que apliquen estas ideas y ahora los alumnos si que tendrán a un profesional de la enseñanza que les observa y esta dispuesto a ayudarles para superar sus dificultades.
 El flipped classroom suele funcionar bastante mejor que el método tradicional (muchos profesores que lo intentan quedan contentos con los resultados) aunque eso también depende del método que se utilice para implementar el cambio.El flipped classroom sencillo puede salir bien si los alumnos hacen caso al profesor y se preparan por su cuenta pero el problema es que no tenemos un mecanismo que controle lo que los alumnos hacen fuera de clase.



  El aprendizaje inverso o flipped learning es algo más que el flipped classroom. El aprendizaje inverso no es sólo sacar parte de la transmisión de la información (transmisión inicial) fuera del aula, pedir a los alumnos que vean unos vídeos y luego hacer cosas en equipos durante el tiempo de clase. Hacer esto y esperar que funcione siempre perfectamente equivale a creerse que el nuevo modelo va a funcionar por arte de magia (la magia Youtuber del vídeo mola mucho y funciona muchas veces pero no siempre).

Hacer flipped classroom de esta manera simple posiblemente nos funcione, pero tal vez nuestro intento de implementación pueda fracasar total o parcialmente. Si nuestra implementación del modelo flipped se queda sólo en que en lugar de dedicar el tiempo de clase a explicar,  transmitimos la información a aprender con vídeos y asumimos sin comprobarlo que los alumnos los verán fuera de clase, estaremos implementado un flipped primitivo e irreflexivo que desaprovecha el potencial del nuevo modelo para mejorar la comunicación y el aprendizaje entre el profesor y sus alumnos.

Hacer asi el flipped classroom sin comprobar el estudio previo al menos una vez a la semana posiblemente resultará en que algunos alumnos no estudien  y en que sus profesores no se den cuenta de la falta de preparación de sus alumnos hasta que les propongan realizar una actividad que se apoye en el supuesto trabajo previo y esta no obtenga los resultados que deseábamos. Si el porcentaje de alumnos que no estudian es minoritario y estos se integran en equipos en los que otros compañeros si se hayan preparado es posible que la falta de preparación de los alumnos pase desapercibida al profesor.

Yendo por este camino tan transitado a veces los profesores  sólo se dan cuenta del problema de la falta de preparación  cuando al final de la evaluación o el cuatrimestre les pasan un cuestionario para conocer la reacción de los alumnos al método flipped y entonces se quedan estupefactos al comprobar que un tercio de sus alumnos reconocen no haber realizado las tareas de preparación previa (tengo noticia de varios casos de fracasos de este tipo). El error que han cometido estos profesores, es que fueron unos ingenuos y tal vez un poco vagos y por ello confiaron en que sus alumnos harían lo correcto sin molestarse en comprobarlo y en aportar refuerzos (por ejemplo una bonificación en la calificación) para estimularlo. La lección que hay que sacar de estas experiencias es que el cuestionario de comprobación no hay que hacerlo al final del cuatrimestre sino antes del inicio de cada nuevo tema y que habrá que motivar mejor a los alumnos para que se impliquen en el trabajo de preparación previa.

 En un modelo flipped más evolucionado el profesor debe hacer reflexionar a sus alumnos antes de clase sobre lo que no comprenden y proporcionarles un cauce para transmitirle esa información sobre sus dudas urgentes y dificultades de aprendizaje. Analizando esa información el profesor podrá descubrir las dificultades de sus alumnos y aprovechar este conocimiento para sacar ventaja y replantear las actividades de clase escogiendo las que más pueden ayudar a los alumnos a superar las dificultades que se han puesto de manifiesto. También debemos pedir a nuestros alumnos que nos den su opinión y sus criticas sobre los materiales instructivos que les proporcionamos. Gracias a esta información podremos ir mejorando progresivamente nuestros materiales instructivos.  Debemos incluir actividades en las que los alumnos ejerciten las competencias que deseamos que desarrollen, retos en los que tengan que transferir su comprensión a nuevas situaciones y para ello deberán analizar estas situaciones evaluar cual es la solución más apropiada y crear nuevas soluciones.



Al empezar a usar el modelo flipped nos daremos cuenta de que nos cambia la vida como profesores, pues enriquece mucho la comunicación, el diálogo y la comprensión mutua  entre el profesor y los alumnos. Usar flipped classroom también cambia los hábitos del profesor. Este debe preparar los nuevos temas con mayor antelación para que sus alumnos tengan tiempo para estudiarlos antes de clase. Empezar la preparación con mayor antelación le da la oportunidad para investigar más los aspectos novedosos. También debe acostumbrarse a hacer un análisis preliminar de las reacciones de sus alumnos a los materiales.

La realización de cuestionarios de comprobación del estudio proporciona información fresca y muy relevante al profesor sobre aquellos aspectos que más interesan a los alumnos, sobre los que no les quedan claros y sobre sus dudas urgentes. El profesor debe aprovechar esta información para rediseñar sus clases just in time. Añadiendo nuevos materiales explicativos e ilustrativos ademas de nuevos ejercicios para trabajar los conceptos con los que los alumnos tienen dificultades. Algunas de las preguntas de los alumnos también provocan una investigación adicional por parte del profesor que de este modo amplia y profundiza sus conocimientos.


La clave es comprender mejor que es lo que no comprenden nuestros alumnos y que es lo que pueden necesitar para lograrlo mejor

Cuando un profesor empieza a utilizar el modelo de flipped classroom empieza a conocer mucho mejor las dificultades que sus alumnos tienen para comprender la materia, antes  de poder aplicarla.A mi me ha ocurrido en asignaturas que llevada dando diez años mediante método expositivo que al empezar a darlas mediante flipped learning empezaba a conocer mucho mejor las dificultades de mis alumnos. Esto ocurre de varias maneras, en primer lugar a través de los cuestionarios de comprobación del estudio previo, el profesor tiene noticia de lo que sus alumnos no comprenden y sobre cuales son sus dudas urgentes tras interaccionar con lo materiales de estudio pero antes de empezar las clases en las que se tratarán esos tópicos.

 En segundo lugar, durante los ejercicios de aplicación en el aula el profesor observa en directo y en tiempo real las dificultades que sus alumnos tienen con las actividades propuestas. En tercer lugar al poder dedicar mas tiempo de clase a que los alumnos analicen, argumenten, evalúen y creen en clase el profesor percibe las limitaciones y dificultades de tus alumnos para realizar estas tareas en las que los alumnos deben utilizar niveles elevados de razonamiento de la taxonomía de Bloom.

Evolución de nuestro método para implementar el flipped learning

Cuando hace cinco años empezamos a hacer flipped learning, leíamos  la lista de dudas urgentes de nuestros alumnos, pensábamos sobre ellas, las consultábamos con la almohada o en Internet, preparábamos materiales extra para esclarecerlas  e iniciábamos cada tema comentando los aspectos más problemáticos y explicando con ejemplos como podían solventarse. Si no nos daba tiempo a prepararnos las dudas (los profesores enfrentamos a veces escenarios multitarea y nos falta tiempo para hacer las cosas de la mejor manera posible) al menos nos imprimíamos la lista, subrayábamos las más interesantes con rotulador fosforito nos las  llevábamos a clase y las comentábamos y las discutíamos con los alumnos.

 Hace dos años como la preparación y optimización de materiales ya no nos requería tanto tiempo, pues aprovechábamos los materiales creados en en años anteriores, dimos otra vuelta de tuerca a nuestra manera de implementar el flipped learning y empezamos a contestar las dudas urgentes de nuestros alumnos antes de la primera clase de cada tema y les enviábamos a una lista de correos de todos los alumnos las dudas de todos sus compañeros y las respuestas a las mismas. Esta metodología daba muy buenos resultados, pero tenía el inconveniente de exigír el trabajo contrarreloj del profesor (que además muchas veces debía producirse en fin de semana). Al enviar las respuestas a las dudas urgentes animábamos a los alumnos a estudiarlas y les decíamos que algunas de ellas podrían inspirar preguntas para las pruebas de evaluación del aprendizaje. Algunas caían en los exámenes de módulo y a partir de esa experiencia los alumnos se tomaban muy en serio su estudio.

Este último curso empezamos a usar las dudas urgentes de nuestros alumnos de otra manera que no esclavizaba tanto a sus profesores. En lugar de responder sistemáticamente a todas las dudas urgentes de nuestros alumnos (en algunas clases tenemos 80 y hasta 100 alumnos). Las clasificábamos en varios tipos según un código de colores de texto. Marcamos en negrita las que responderá el profesor en clase. De entre estas ponemos fondo fosforito a las que el profesor debe investigar antes de contestarlas. En verde las que pueden ser explicadas por los alumnos con un nivel de comprensión más avanzada. En rojo las que evidencian una confusión o un concepto erróneo de partida. En azul las que pudiesen inspirar una probable pregunta de examen y en naranja las que pueden dar pie a buenas discusiones en clase o en el foro de la asignatura o en rosa a  las que pueden originar a proyectos de indagación personalizados.


El profesor como motivador del esfuerzo de sus alumnos

Para que el  modelo flipped funcione los alumnos tienen que hacer cosas antes de clase (ver vídeos, leer documentos, indagar sobre sus dudas, responder a cuestionarios que demuestren que han interaccionado con los materiales, han comprendido conceptos y han reflexionado sobre ellos). Para que los alumnos hagan esa inversión de su tiempo libre en la preparación para las clases el profesor debe motivarles. Hay varias estrategias complementarias para conseguirlo.

Los alumnos deben saber que el estudio previo se comprueba y bonifica en la calificación de la asignatura.
También deben conocer el impacto en del estudio previo en las calificaciones y en la  realización exitosa de las tareas de clase y  también  la relación entre estas tareas y las competencias que se quiere que los alumnos ejerciten y  desarrollen.

El profesor debe plantear retos, crear causas, transmitir visiones y encomendar misiones en las que sus alumnos puedan creer, por ejemplo su propio desarrollo competencial como profesionales y como personas. Cuando esta fuente de motivación es activada los participantes eligen ser miembros de tu sistema y participar activamente en él no solo por los beneficios concretos, en este caso los aprendizajes, sino porque quieren desempeñar el papel de protagonistas constructores de su propio futuro que se esfuerzan con pasión por superarse y desarrollarse como personas y profesionales. Activando el sentido épico, de misión y de llamada consigues que tus alumnos se comprometan con el proyecto de su propia transformación y participen activamente  en él.



El alumno como explorador de recursos

En el flipped learning los alumnos son guiados por sus profesores para que interaccionen con una serie de recursos, pero son ellos los que son responsables de sacar sentido de los recursos que estudian.
 Aprovechamos la idea de proyecto de Kilpatrick como "purposeful act in the educative proccess" ¿Que mejor que indagar sobre lo que a cada alumno le interesa más? Para el próximo curso Vamos a incorporar al cuestionario preguntas  adicionales:
1. ¿Sobre qué cuestión relativa a este tema te gustaría indagar por tu cuenta? ¿En qué parte del tema te gustaría profundizar e indagar por tu cuenta para contarnos luego en clase algo interesante que hayas descubierto?
2. Si al estudiar crees que has comprendido algo que te parece importante y  que al principio no comprendías. Primero indica que es eso que has comprendido y después propón una pregunta de evaluación que pueda servir  para comprobar si otros compañeros también lo han comprendido (también para que al discutir sobre ella pueda ayudarles a comprenderlo).
3. Haz una crítica constructiva de los materiales instructivos facilitados e indica qué crees que se podría mejorar en los materiales para que los entendieses mejor y con más claridad.


El profesor como apóstol proselitista de las posibilidades de un nuevo método

Los flippers de hoy aprendimos como alumnos mediante el método expositivo tradicional y hemos empezado a enseñar con el método con el que nosotros aprendimos sin plantearnos si existían otras alternativas posibles. Sin embargo,  al darnos cuenta de las grandes limitaciones del método tradicional hemos buscado alternativas y hemos descubierto el flipped learning y al hacerlo nos hemos dado cuenta de que si hay aun método alternativo al expositivo tradicional que produce mejores resultados de aprendizaje ala vez que permite recorrer temarios a velocidad similar a la del método tradicional (con lo que podíamos superar el handicap de "métodos demasiado lentos" de los métodos activos e inductivos).

Como estamos comprometidos con el aprendizaje de nuestros alumnos para nosotros no hay dudas, elegimos lo mejor para el aprendizaje de nuestros alumnos usamos el flipped en nuestras asignaturas y damos la lata a nuestros compañeros y les intentamos convencer para que hagan lo mismo. Esto está resultando en una amplia difusión del método en los distintos niveles educativos. Donde está gozando de gran éxito. 19 de cada veinte profesores que han intentado el modelo flipped en primaria y secundaria están contentos con el efecto de este modelo de aprendizaje sobre la implicación, la participación y el aprendizaje de tus alumnos.9 de cada diez lo consiguen en bachillerato FP y universidad.


 


 En cierto modo participamos en una misión que es la de extender lo más rápido posible un modelo de aprendizaje que por nuestra propia experiencia sabemos que es muy superior en resultados al tradicional. Ademas, nuestra propia experiencia en la Universidad de Alcalá que nos demuestra que si cambiamos al flipped y mantenemos el tipo de evaluación para comprobar su impacto las notas de nuestros alumnos mejorarán con un tamaño de efecto mayor al de una desviación estándar, el porcentaje  de suspensos disminuirá y el de alumnos que alcanzan el nivel de maestría (nota por encima de 8 sobre 10) se multiplicará. Sabemos también por nuestra propia experiencia que la valoración de nuestros alumnos sobre sus profesores mejorará (especialmente si les respondemos a sus dudas urgentes).  Sin embargo, el 99% del profesorado universitario sigue usando el cómodo modelo tradicional de dedicar el tiempo de clase a recitar lecciones y por ello vencer la resistencia del profesorado a seguir haciendo lo más cómodo  y tradicional y convertir el modelo flipped en el modelo mainstream costará unos años tal vez una década.


Además de estas experiencias propias tenemos otros hechos contrastables que corroboran la superioridad del modelo de flippped learning con respecto al tradicional. El primero son las respuestas de 235 profesores en países de habla hispana (casi todos españoles):

El 89,4% están contentos, el 10,2% están contentos a veces en función de: materia, grupo de alumnos, curso, método empleado, etc . El 0,4 % de los profesores que han intentado implementar el flipped learning no están contentos con el efecto del flipped learning. Creo que ante la rotundidad de estos datos sobran los comentarios.

El segundo hecho son los excelentes resultados que han logrado las escuelas flipped/flipped schools en las que se ha optado por utilizar el método flipped en todas las asignaturas. Aquí tenéis el link a un vídeo que cuenta la experiencia de la Clintondale school con subtítulos en español o castellano a elegir. Con verlo y leer los subtítulos es suficiente para darse cuanta del potencial de mejora de aprendizaje que supone el cambio al método flipped, no hace falta que comente nada sobre él.
What a "flipped" classroom looks like

Se me había olvidado recordar que el registro de flippers españoles está  disponible para que los que habéis experimentado el flipped y todavía no os habéis apuntado, os apuntéis en https://goo.gl/forms/wHaXdd5CvIDNoKrs2