Licencia de Creative Commons
blog profesor 3.0 by Alfredo Prieto Martín is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

Sígueme en twitter

domingo, 22 de julio de 2018

Lo que cuesta superar las resistencias a la innovación educativa. El diálogo de sordos entre los más innovadores y los más resistentes a la innovación

En este final de curso al fin tenemos tiempo para reflexionar y escribir en el blog, últimamente muy abandonado pues los asuntos urgentes lo iban relegando al olvido de un segundo plano. Intentaremos sacar unas cuantas entradas en esta última semana antes de que empiece agosto y nos vayamos de vacaciones.

Desde hace unos decenios me veo embarcado en una campaña primero personal y después colectiva por transcender desde el paradigma de enseñanza tradicional expositiva a uno nuevo más centrado en el alumno que contribuya a que nuestros alumnos protagonicen más su aprendizaje y así desarrollen las competencias que van a necesitar no ya en el siglo XXI cuyo calendario lleva ya 18 años corriendo, sino en el año 2020 y en adelante.

Desde 2001, los profesores del área de inmunología de la Universidad de Alcalá usamos aprendizaje basado en problemas y proyectos y seminarios para que nuestros alumnos ejerciten competencias para el razonamiento crítico y la comunicación profesional. Desde  2010, usamos el modelo flipped learning con just in time Teaching que hemos ido implantando en todas las asignaturas (6) que impartimos en 4 grados distintos de la Universidad de Alcalá.

Impacto en la mejora del aprendizaje de la puesta en práctica del modelo de aprendizaje inverso o flipped learning
 Hemos conseguido grandes éxitos con la implantación de esta metodología y por ello hemos difundido nuestros resultados en blogs,  artículos  en revistas y hasta en libros sobre cómo poner en práctica el modelo flipped.


En los últimos años he observado como gente que lo ignora casi todo sobre el modelo de flipped learning plantean objeciones al mismo, la mayoría completamente infundadas y basadas en asunciones que dejan bien claro el desconocimiento que tienen sobre el modelo flipped. ¿Por qué ocurre esta incomprensión? ¿Por qué los que proponemos cambios metodológicos somos tomados como una amenaza?

Tal vez las ideas de Everett Rogers (sociólogo pionero de la teoría de la difusión de innovaciones) nos ayuden a comprender estas reacciones adversas ante los cambios. Según Rogers las personas que deben protagonizar los procesos de cambio sienten grandes incertidumbres ante los grandes cambios y eso provoca temores y en algunos terrores (que en gran parte se deben a la ignorancia sobre los cambios que se les proponen). 

Aprovecho la ocasión para informar a los que lo ignoren que Rogers fue un estudioso de cómo se difunden las innovaciones y de cómo se pueden superar las resistencias frente a ellas y que por tanto no tiene nada que ver con el Corsario Rogers que capturó el galeón de Manila y se apropió de sus riquezas. Tampoco hay que confundir a Everett Rogers con Dave Burguess autor del excelente libro "Teach like a pirate" (una lectura recomendable para los profesores de nivel escolar en este verano).


Teach like a pirate. Un libro muy inspirador. Tenemos una entrada sobre las ideas de su autor en este blog

Otros autores importantes en el desarrollo del nuevo paradigma del aprendizaje a nivel universitario como Robert Barr y John Taggs señalan en su trabajo seminal sobre los cambios de paradigmas educativos (4.803 citaciones en Google Scholar) las dificultades de comprensión entre las personas que han implementado con éxito un cambio y las que se resisten hasta a plantearse el intentar probarlo siquiera y necesitan para ello fabricar argumentarios de excusas frente al cambio, que les permitan justificar su ethos y mantener intacto su ego. 


Ambos grupos de personas (los más innovadores y los más resistentes a la innovación), sencillamente, ven las cosas de distinta manera. Aquellos datos que resuelven los problemas que un nuevo modelo (en esta caso el flipped) identifica como importantes son simplemente ininteligibles para los que no se han planteado todavía estos problemas y viven felices sin tomarlos en consideración inmersos en el modelo tradicional.
Vamos a poner algunos ejemplos de aspectos importantes para los profesores que han puesto en práctica el modelo flipped (flippers) que son menos relevantes para los profesores  que usan metodología expositiva tradicional:
1. El cambio de hábitos de estudio de sus alumnos 
2. La comprobación del trabajo preparatorio de los alumnos 
3. El análisis de las respuestas de los alumnos para comprender sus necesidades, intereses, dudas y dificultades 
4. El aumento del protagonismo de los alumnos en las clases 
5. El aumento de las interacciones 1 a 1 entre el profesor y sus alumnos
6. La mejora de resultados de aprendizaje 
7. La reducción de la tasa de fracaso en sus asignaturas
8. La posibilidad de poder dedicar más tiempo de clase al uso de distintas metodologías activas e inductivas 
9. Ganar tiempo de clase para el ejercicio de competencias, la práctica y la evaluación formativa 
10. hacer que los alumnos trabajen fuera en cosas sencillas que les preparen para hacer cosas más difíciles en clase bajo la supervisión de su profesor 

Mejorar estos 10 aspectos mediante el modelo flipped es algo muy relevante para los innovadores que han puesto en práctica el cambio y saben de lo que hablan, pero la importancia de estas mejoras no es comprendida para los que realmente desconocen el modelo flipped y no tienen ganas de conocerlo porque prefieren seguir el mandato del libro de texto o volver a repetir lo que ya hicieron el año pasado y el otro. 
Por el contrario para los profesores más resistentes a la innovación los aspectos mencionados más arriba son zarandajas y palabrería, cantos de sirena, ruidos ininteligibles que no comprenden y frecuentemente malinterpretan. Además, es muy firme su inconmovible convicción de que bajo ningún concepto quieren realizar ese cambio y se justifican con lo que pueden. A ese respecto, tengo en este blog una entrada sobre las excusas de los profesores para  no flippear que aportará razones a los resistentes a la innovación y motivos de regocijo y carcajeo para los innovadores.

 Cuando los flippers hacemos apostolado (o proselitismo) del modelo flipped y les hablamos de estas cosas que acabamos de mencionar más arriba (y que son tan importantes para nosotros) a aquellos que no creen en las posibilidades del flipped y son incapaces de apreciar la importancia de esas mejoras observamos como nos miran con las cejas arqueadas para hacer alguna pregunta torpedo del tipo:

-Pero ... si les enviamos la información electrónicamente ¿entonces no vendrán a clase?
-¿Qué pasa si tras matarte a trabajar para hacer vídeos y documentos luego la mayoría de los alumnos no los miran?
-¿De qué manera me lo va a agradecer y reconocer la institución?
-¿No les dará el modelo flipped demasiado trabajo a nuestros (queridos) alumnos?
-¿No serán desmesuradas las expectativas para mejorar el aprendizaje que esta generando el flipped learning?
-Si colgamos documentos y vídeos ¿no vendrán luego los de la SGAE y los de CEDRO y nos denunciarán por violación de copyright?
-Si les hacemos trabajar más ¿No empeorarán todavía más las valoraciones de nuestros alumnos de nuestra asignatura?
-¿Para que voy a cambiar yo si los demás profesores no cambian? si sólo cambio yo la diferencia no se notará.
-¿No me dará demasiado trabajo la supervisión del estudio y del trabajo de mis alumnos?
-Tengamos en cuenta que nuestros alumnos no están acostumbrados a estudiar de modo continuo ¿No sufrirán si les obligamos a hacerlo?

o con comentarios tipo mina explosiva antipersonal:

-Ya eso funcionara con los alumnos de medicina pero con los míos que entran con nota de corte de cinco...
-Yo personalmente prefiero el método tradicional, no nos engañemos, es mucho más cómodo y total para lo que nos van a agradecer que nos esforcemos más.
-Me encantaría introducir más active learning pero no me da tiempo a acabar el temario.
-Mi problema fundamental es la extrema falta de motivación de mis alumnos para esforzarse.
-Mis alumnos siempre optan por la vía del mínimo esfuerzo (y yo también)
-Lo probé una vez y fracasé (los alumnos no estudiaban antes de las clases) y por eso tiré la toalla.

Se bien que es así por que lo he vivido (y sufrido) en directo en múltiples ocasiones y es un ejercicio en cierto modo parecido al toreo de reses bravas. Los que quieran conocer las respuestas para estas preguntas torpedo y los comentarios bomba pueden leerse la entrada excusas de los profesores para  no flippear y argumentos para doblegarlas 

Las decenas de miles de profesores que han implementado con éxito el modelo flipped en el mundo educativo avanzado (unos pocos cientos de ellos en España) ven el flipped learning como una manera de mejorar mucho el aprendizaje de sus alumnos y por eso el modelo se extiende día a día y es utilizado por cada vez más profesores (y hasta algunas editoriales se empiezan a animar para incluir guías didácticas para usar sus textos y recursos con un enfoque flipped). 

Por otro lado, muchos profesores que no lo han hecho, ven el flipped como algo potencialmente maligno y hasta peligroso, lleno de inconvenientes, una amenaza a su zona de confort de la que hay que defenderse con inusitada vehemencia. A los flippers nos ven como si fuésemos una plaga o una especie invasora de avispa que introducida en el estado por malvados agentes extranjeros amenaza con extenderse por el antes idílico territorio educativo. 


Los que desconocen lo que el cambio supone y sienten temor ante él, se defienden razonando su oposición al cambio con argumentaciones que son lógicas para ellos, pero que realmente se basan en simplificaciones irreales, asunciones falsas y puro desconocimiento de los hechos. Por ello, estas argumentaciones inmovilistas no tienen sentido (son ruido incomprensible) para aquellos individuos osados y entregados que han puesto en práctica el cambio al modelo flipped (y que por su propia experiencia conocen mucho más sobre los costes y beneficios que este supone).  Por eso, las objeciones de los opositores al cambio, a los flippers muchas veces les parecen completamente irrelevantes, son ruido ininteligible para aquellos individuos que ya han implementado el cambio con éxito y que tienen una experiencia de primera mano del éxito del nuevo modelo con sus alumnos  (que en el caso de la puesta en práctica del modelo flipped son más del 90% de aquellos profesores que se atrevieron a intentarlo). 

Un aspecto muy interesante es que cuando preguntamos a los profesores que han implementado alguna vez el modelo flipped si están contentos con los resultados  que han obtenido al emplear el modelo flipped, el porcentaje de profesores que responde con un si inequívoco va variando según los niveles educativos. Este porcentaje es máximo en los profesores de primaria (>95%) disminuye un poco en los de ESO (>90%) alcanza su mínimo entre los de bachillerato y ciclos formativos donde baja ligeramente por debajo del 90% y vuelve a superar el 90% en los profesores que lo han puesto en práctica con alumnos universitarios. Parece pues que las perspectivas de éxito son elevadas en todos los niveles educativos (aunque más altas en unos niveles que en otros).


Otro resultado interesante es cuando separamos a los profesores según el camino personal que les ha llevado al flipped learning y comparamos los porcentajes de profesores contentos entre los distintos grupos de profesores se observa que el porcentaje de profesores contentos entre los que lo han puesto en práctica de manera autodidacta porque estaban hartos de la metodología tradicional superan ligeramente el 80%. De aquellos que lo pusieron en práctica después de asistir a un curso de formación del profesorado más del 90% están contentos, de lo que se puede deducir que la probabilidad de no quedar plenamente contento al poner en práctica el modelo flipped se reduce a la mitad al haber participado en este tipo de actividad de formación del profesorado. Los que leyeron libros sobre la metodología o aprendieron sobre ella en redes sociales también mejoraron su porcentaje de éxito. Finalmente, el 100% de los que siguieron el ejemplo de un compañero de centro estaban contentos con el resultado de este modelo.   
La conclusión que se puede obtener es que si tienes un compañero de centro que te pueda enseñar a flippear será la mejor manera de empezar a hacerlo. Si no dispones de un compañero, lo mejor sera compararte un libro que te enseñe a planificar y poner en práctica el nuevo modelo. Por tanto, si eres un profesor que quieres mejorar el aprendizaje de tus alumnos y estas dispuesto a probar con el modelo flipped te recomendamos leer este verano el libro Flipped learning aplicar el modelo de aprendizaje inverso


La lectura de este libro te ayudará a implementar el modelo de aprendizaje inverso o flipped learning en tus asignaturas Puedes acceder a este libro en este link en Amazon. Este libro ha recibido reseñas muy favorables de expertos en flipped learning como Javier Tourón (UNIR)Manuel Jesús Fernández Naranjo, Domingo Chica Pardo Nuria Hernández Nanclares (Universidad de Oviedo) en sus respectivos blogs (puedes acceder a las reseñas picando en los links), así como valoraciones muy positivas (más del 90% de ellas de cinco estrellas) por los lectores del libro en Amazon  (disponibles picando en este link ).  También puedes leer gratuitamente las primeras 22 páginas del libro en Amazon (picando en: echa un vistazo)  y así decidir por ti mismo si este libro te puede ayudar a aprender a poner en práctica el flipped learning en algunos de los temas de tus asignaturas universitarias.




No hay comentarios: